¿Qué es el impuesto al carbono?

El impuesto nacional al carbono se creó por medio de la ley 1819 de 2016 (Reforma Tributaria Estructural), es un mecanismo de política fiscal utilizado para desincentivar la emisión de gases de efecto invernadero, especialmente el dióxido de carbono (CO2), que es uno de los principales contribuyentes al cambio climático. El impuesto al carbono consiste en el pago de una tarifa gravada al contenido de carbono, que es un elemento químico presente en los combustibles que ocasionan el efecto invernadero, en forma de gases, a la atmósfera cuando se hace la combustión correspondiente.

El objetivo del impuesto al carbono es fomentar una transición hacia una economía baja en carbono, promover la adopción de tecnologías limpias y estimular la innovación en energías renovables.

Es importante destacar que la implementación y los detalles del impuesto al carbono pueden variar en diferentes países y regiones, dependiendo de las políticas y regulaciones específicas adoptadas.