¿Cómo captura y almacena el suelo el carbono?

El suelo es uno de los mayores sumideros de carbono del planeta. El secuestro de carbono es el proceso por el cual las plantas extraen carbono de la atmosfera a través de la fotosíntesis y lo depositan en el suelo en forma de materia organiza, como raíces muestras, hojas y otros materiales orgánicos. Ciertas prácticas agrícolas, como la labranza de conservación y la cobertura del suelo, mejoran la cantidad de carbono almacenado en el suelo. Aumentar los niveles de carbono en el suelo no solo reduce el carbono atmosférico, sino que también mejora la salud y fertilidad del suelo.

El suelo puede capturar y almacenar carbono a través de diversos procesos naturales, como:

 

  • Fotosíntesis y aporte de materia orgánica
  • Descomposición de materia orgánica
  • Captura de carbono por raíces y micorrizas
  • Depósito de residuos vegetales

 

Es importante destacar que prácticas agrícolas sostenibles, como la agricultura de conservación, la rotación de cultivos, la gestión de residuos y la reducción del laboreo del suelo, pueden fomentar la captura y el almacenamiento de carbono en el suelo al promover la incorporación de materia orgánica y minimizar las pérdidas de carbono. Estas prácticas contribuyen a mejorar la salud del suelo, aumentar su capacidad de retención de agua y nutrientes, y mitigar el cambio climático al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.